Proyecto Educativo

Nuestra mayor preocupación es dar una enseñanza de calidad.

Intentamos que nuestros alumnos aprendan inglés realmente, es decir, que lleguen a tener un dominio real del idioma, y que así, sean capaces de desenvolverse con él en distintas situaciones y necesidades de forma autónoma. Que puedan mantener una conversación fluida en inglés con un hablante nativo, escuchar música o entender perfectamente una película en inglés sin subtítulos. Buscamos que desarrollen eficazmente sus habilidades lingüísticas: la expresión oral, la comprensión auditiva, la lectura y la escritura, así como una buena pronunciación.

Nos acercamos a nuestros alumnos.

Somos una escuela de inglés de tamaño pequeño, lo cual tiene más ventajas que inconvenientes, en cuanto a que tenemos más capacidad que otras escuelas de adaptarnos al alumno, de conocerlo, observar cómo trabaja y seguir más de cerca su evolución, así como de escuchar sus inquietudes y de ofrecer una enseñanza mejor dirigida y personalizada.

“Take English” NO es una academia de apoyo

Debemos mencionar que NO somos una academia de apoyo a la que los alumnos acuden para hacer sus deberes o preparar bien sus exámenes del colegio para aprobar. No es ese nuestro objetivo.
Somos una pequeña academia de inglés autónoma e independiente de cualquier colegio, con nuestro propio proyecto educativo y nuestros sistemas de evaluación, y nos diferenciamos principalmente de la enseñanza tradicional del inglés en que intentamos que nuestros alumnos aprendan inglés por medio de la práctica, la experiencia y por el propio interés que en ellos y ellas intentamos despertar.

Nuestro método:

Para nosotros, la mejor forma de aprender un idioma es practicándolo, por eso enseñamos inglés creando situaciones de aprendizaje por medio de actividades y juegos en los que nuestros alumnos tienen que participar activamente, se comunican y aprenden a expresarse en inglés de forma NATURAL y divertida.
Lo que hacemos es que los alumnos se lleven el mayor tiempo posible dentro de la clase practicando con el inglés, haciendo uso del idioma para comunicarse entre ellos y con el profesor.
Propiciamos dentro del aula una atmósfera de “inmersión lingüística”, donde toda la comunicación propia de clase, de todos los días, tiene lugar en inglés. Así, si el alumno tiene que pedirle la goma al compañero o tiene que ir al servicio, lo tiene que pedir en inglés, y preguntas como: “¿Has terminado?”, o mandatos como: “Deja de hablar, por favor” , “Sal a la pizarra” y un largo etcétera se hacen en inglés todos los días. De esta forma no estudiamos conceptos, tales como “blue=azul”, sino que usamos el inglés de forma real y natural para comunicarnos dentro del aula.
Aprenderán inglés sin darse cuenta!! Numerosos alumnos ya lo hacen!!
Sea cual sea la edad de nuestros alumnos intentamos que todas nuestras clases de inglés sean muy dinámicas y prácticas, de modo que el alumno participe activamente, se comunique y se sienta implicado y parte importante del grupo.
VÍDEO (web en construcción)

Sobre la pérdida de tiempo al hacer dibujitos… (NOTA EXPLICATIVA)

La experiencia de haber enseñado mucho inglés a numerosos alumnos nos invita a aclararles una cuestión que consideramos importante en el proceso de enseñanza  y aprendizaje del inglés por medio de actividades creativas, interactivas y lúdicas.
“Sobre la pérdida de tiempo al hacer dibujitos”
Como es natural, a menudo, muchos padres y madres se preguntan qué hacen y cómo pasan el tiempo sus hijos en clase de inglés, y al llegar a casa les preguntan: “Qué has hecho hoy en clase de inglés…? ¿Qué has aprendido hoy?, y a menudo los alumnos contestan “no sé…”, “no me acuerdo…” y cosas por el estilo, sobre todo cuando son pequeños.
Esto sucede sencillamente porque no son capaces de expresar lo que han estado haciendo en clase, a no ser que ese día hayan estado trabajando en algo que puedan reconocer con facilidad, como estudiar “los animales” o “las partes del cuerpo”, pero si lo que han estado estudiando no es un concepto claro para ellos, y por ejemplo han estado practicado saludos, han hecho ejercicios de “listening” o han practicado pronunciación de forma colectiva, difícilmente podrán expresar esto a los padres, lo cual no significa en absoluto que hayan estado perdiendo el tiempo en clase.
Algo muy parecido sucede cuando padres y madres de alumnos, sobre todo los más pequeños, observan que éstos han hecho algún dibujo o alguna manualidad en clase de inglés y en ocasiones tienden a pensar que “qué tiene que ver una manualidad con el inglés…” o que “en clase de inglés se dedican a hacer dibujitos”.
Nos gustaría aclarar a los padres que toda esta actividad se hace en inglés, y que normalmente, en el proceso de realizar una manualidad, siempre conducida por el profesor, se aprende tanto o más inglés que en una lección tradicional donde el alumno está sentado en su silla y el profesor de pie en la pizarra, y lo que es más importante: se aprende de forma natural, formando parte el alumno de un proceso de comunicación real, que es como aprendemos nuestra lengua madre.
En dicho proceso el lenguaje se ve acompañado de cantidad de apoyos visuales y estímulos externos, como pueden ser los objetos que se manejan en ese momento, las intenciones de cada participante en cada moviminto o la comprensión general por parte del alumno de cuál es el propósito de la actividad y qué está haciendo él y sus compañeros.
Podríamos ilustrar:
Una forma de aprender es decir:
1. Tomar= Take,               2. Dar=Give,  etc.
De esta forma (muy tradicional) podemos memorizar que “Tomar” en inglés se dice “Take”, y que “Dar” es “Give”, pero si en vez de esto, extendemos la mano ofreciéndole al alumno una goma de borrar y a la vez decimos “Take” (Toma), él tenderá a cogerla, o si por el contrario extendemos la mano vacía haciendo el gesto de pedirle dicha goma y a la vez decimos “Give me” (Dame), él tenderá a dárnosla. Es cierto que las primeras veces, el niño o niña obedecerá más por el gesto que por entender lo que decimos, pero si repetimos este proceso con cierta frecuencia en poco tiempo no hará falta que acompañemos la palabra con el gesto.
Y como éste ejemplo, existen muchos más con diferentes indicaciones y situaciones; aprenden el vocabulario de los objetos utilizados, colores, y numerosos comandos y expresiones: “tóma”, “dame”, “el azul”, “el grande”, “el pequeño”, “el otro”, “espera”, “vamos”, “date prisa”, “así no”, etc.
De esta forma, el alumno, no sólo está aprendiendo un concepto, sino que está participando en un proceso de comunicación real y aprendiendo de forma natural y real.
Share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone